El pasado 3 y 4 de octubre tuvo lugar el primer foro Docu 360º, una iniciativa del IVC, la UIMP y la Consultora 360º y dirigida por el antiguo director general de la Academia de Cine de España, Joan Álvarez.

Nuestra productora Alejandra Mora participó en la conferencia “Las sucesivas presentaciones del proyecto”, hablando sobre cómo evoluciona un proyecto de cine documental en sus distintas etapas y cómo abordar los obstáculos y retos con los que uno se enfrenta destacando aquellos con los que se ha encontrado durante la producción de diferentes proyectos internacionales, como “Un blues para Teherán” o “Un elefante sobre la tela de una araña”, a la hora de financiar y coproducir el cine de no ficción.

Así mismo, afirmaba: “Los criterios para obtener ayudas para obras documentales parten de los criterios del cine de ficción pero los procesos y las necesidades son completamente diferentes. Necesitamos nuevas fórmulas para financiar estas obras especialmente difíciles. En este sentido es de destacar el esfuerzo que estamos realizando desde DOCMA para implementar mejoras y hacer las ayudas más accesibles a los productores independientes.”

Por otro lado, Rolando Díaz, director de nuestra producción “Un elefante sobre la tela de una araña”, también participó en las jornada, abordando las estrategias creativas y las claves de éxito en sus producciones y hablando sobre el qué hacer cuando tienes una obra acabada.

Cabe destacar la ponencia de Gustavo Salmerón sobre su caso de éxito con “Muchos hijos, un mono y un castillo”, el cineasta destacó como las claves del éxito el tono, el estilo, el sonido y la capacidad de empatizar con un público generalista.

QuatreFilms_docu360

El cine documental es un género con un valor cultural excepcional. Sin él perdemos la capacidad crítica y la comprensión del entorno que nos rodea. Además supone un campo de experimentación para los cineastas que permite aplicar nuevas fórmulas narrativas de manera más libre, fórmulas que acaban adoptando más tarde el cine de ficción.

Nunca antes se han producido tantos documentales, pero la realidad es que este género siempre ha sobrevivido con pocos recursos y con mucho voluntarismo, lo que ha provocado que directores y productoras de exito terminen por pasarse a la ficción.

En un mercado fragmentado se da la paradoja de que los festivales demandan fórmulas creativas. Sin embargo esas mismas películas que tienen premios y selecciones en festivales de prestigio no tienen interés para las distribuidoras y exhibidoras puesto que no son rentables en términos económicos. Lo mismo ocurre con televisiones y plataformas que demandan contenidos para un público generalista.

Estas jornadas nos ayudan a generar un foro de inflexión para implementar mejoras que consoliden la industria del cine de no ficción en la Comunidad Valenciana.

Además iniciativas como Docs Valencia o la ventana que supone la cadena autonómica À Punt, son espacios que estimulan el cine documental y ayudan a la educación del público, aportando valor a este tipo de cine.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *