Las características de los dispositivos móviles y las nuevas formas de ver el mundo han creado un nuevo formato que poco se asemeja al de los medios tradicionales como el cine o la televisión.

La relación entre consumidor y evolución tecnológica siempre ha estado ligada, se puede decir que el mercado ofrece y el consumidor decide. Es así, como en el caso de los smartphones el uso de los consumidores hace que la tecnología acabe reorientando los contenidos que pasan por el medio, el vídeo en vertical es uno de los muchos ejemplos posibles.

visibilidad

Los profesionales del sector audiovisual éramos los primeros en escandalizarnos cuando veíamos a alguien grabar un vídeo en vertical. La visión humana es panorámica por lo que la manera perfecta de grabar y ver un vídeo continúa siendo horizontal, de esta manera se pierden menos detalles. Esto no quiere decir que a la hora de distribuirlo por diferentes plataformas tengamos que adaptarnos a ellas. Si por ejemplo, lo que queremos es subir nuestro vídeo a Instagram Stories tendremos que adaptarlo al formato vertical.

Los expertos en UX (User Expirience) afirman que los usuarios son cómodos y quieren experiencias perfectas, por lo que si un vídeo horizontal circula por redes sociales como Instagram, que tienen una interface vertical, corren el riesgo de generar rechazo en el usuario y disminuir el número de visualizaciones. Aunque la verticalidad sea una perspectiva artificial de entender el espacio que nos rodea, se trata de un efecto de continuidad, usamos el móvil mayoritariamente de manera vertical por lo que girarlo solo para ver un video se considera antinatural. El 55% del tráfico de contenido en las plataformas móviles son vídeos y los usuarios de smartphone sujetan el móvil en vertical el 94% del tiempo según estudios de la MOVR (Mobile Overview Report).

Cuando un usuario que navega por un medio naturalmente vertical se encuentra con un vídeo horizontal tiene tres opciones: girar el móvil y verlo de manera óptima, verlo en un formato más pequeño empeorando así su experiencia o no verlo. Por lo que las posibilidades de que un usuario reniegue de ver un vídeo en su smartphone por el hecho de ser horizontal son mayores que si el contenido con el que se encuentra está pensado de manera vertical.

Los vídeos en vertical son una muy buena idea para que las empresas se publiciten a través de las Redes Sociales y lleguen a un mayor número de usuarios.

Hemos pasado de dar lecciones a las personas que graban vídeos en vertical a experimentar estos formatos en muchas aplicaciones móviles. Las más usadas fueron Periscope o Snapchat, poco tardo Instagram en “inspirarse” en esta última al crear Instagram Stories.

Algunas de las empresas más punteras de comunicación como National Geographic, la BBC o Washington Post ya se han pasado a este formato en sus plataformas y producen contenido pensado para los dispositivos móviles.

James Matcalfe, executive product manager de la BBC afirma que las visualizaciones de videos en la aplicación han crecido exponencialmente desde que se incluyó este formato en la aplicación. Además, muchos de los vídeos que publicaban previamente se basaban en vídeos televisivos que iban enfocados para ambos medios, por lo que el precio de producción aumentaba. Por otro lado, los vídeos en formato vertical son ideales cuando quieres informar de manera rápida y no tienes mucho tiempo.

Aunque el formato vertical sea ideal para dar información rápida al usuario, no solo se utiliza para vídeos de corta duración. Uno de los ejemplos más llamativos es el de la televisión pública noruega, la NRK, que a finales del 2015 produjo un documental web titulado “El país que dice que no” pensado para una visión vertical en el Smartphone. Las opciones pensadas para grabar el documental fueron tres: hacerlo con un teléfono móvil de manera vertical, grabar de manera horizontal con una cámara y luego editar el contenido para acoplarlo al formato vertical o girar la cámara, finalmente se eligió la tercera opción. Además, ya existe un festival dedicado a las producciones en este formato, el Vertical Film Festival.

Algunos expertos afirman que los videos en vertical pueden resultar claustrofóbicos ya que dos personas en plano ocupan todo el encuadre y dejan poco espacio para el fondo, por otro lado, pueden resultar útiles a la hora de focalizar la atención sobre la acción principal.

Pero, ¿han llegado los videos en vertical para quedarse? La realidad es que nos estamos habituando a todo tipo de vídeos, basta con navegar por el muro de Facebook para encontrarse con vídeos de todos los formatos. A veces nos empeñamos en defender los formatos más clásicos, pero lo cierto es que hay sitio para todos y dependiendo del medio al que se dirijan unos formatos ofrecerán una mejor experiencia al usuario que otros.

Por Belén Gabaldón

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *