Dentro de cualquier proyecto audiovisual, se requieren ciertos elementos de filmación que permitan obtener un producto profesional de gran calidad estética. Justamente por ello, resulta fundamental saber qué es un gimbal, para qué sirve y cómo emplearlo de la manera correcta.

Qué es un gimbal

Qué es un gimbal y para qué sirve

El gimbal para cámara es un tipo de estabilizador electromecánico cuyo principal propósito consiste en neutralizar las vibraciones de una cámara y producir movimientos precisos. Si bien este puede mantener una toma estabilizada durante el rodaje, permite realizar todo tipo de tomas y movimientos que de otra manera no podrían realizarse: picados, rotaciones, angulares, travelling, entre muchos otros.

Existen muchos tipos de gimbal en el mercado: dependiendo de su valor y calidad, podremos encontrar los habituales para smartphones, hasta equipos de alto rendimiento para cámaras profesionales. En QuatreFilms disponemos de este y otras clases de estabilizadores, un plató de filmación equipado y técnicos especializados en producciones audiovisuales de todo tipo.

Diferencias entre un gimbal y un steadycam

La principal diferencia entre estos dos instrumentos se encuentra en su capacidad electromecánica y cantidad de movimientos. En efecto, el gimbal posee asistencia de motores que optimizan el trabajo: se utiliza cuando el propósito es obtener estabilidad, pero especialmente para calibrar ciertos movimientos con los brazos del aparato.

En cambio, el steadycam se concentra en la estabilización: viene con un contrapeso que contrarresta las vibraciones y el movimiento, pero se limita a esa función y, por lo general, no dispone de asistencia mecánica ni posiciones de rotación vertical u horizontal.

Cómo funciona

Al tratarse de un dispositivo electromecánico, el gimbal dispone de un cabezal en el que se posiciona la cámara, y también un mango de agarre. El estabilizador dispone de una plataforma con motor que emplea sensores, acelerómetros y un compás magnético que funcionan de manera conjunta gracias a algoritmos de movimientos preestablecidos.

Grabar con gimbal permite realizar rotaciones de cámara, inclinaciones de ciertos ángulos y posiciones fijas con asistencia de motores y mecanismos que generan movimientos más precisos sin la necesidad de intervención manual. Por lo tanto, se obtienen traslados y giros de cámara más suaves.

Por qué usar un gimbal para tu próxima producción: sus ventajas

Son muchas las ventajas de usar un gimbal en un proyecto audiovisual. Se trata de una herramienta increíblemente versátil que, utilizada de la manera correcta, permite lograr planos y tomas de gran calidad.

Si tomamos por caso la filmación de un spot publicitario en que debemos trabajar con un producto determinado, disponer de un gimbal para cámara de acción permite realizar aquellas tomas rotatorias de gran impacto que captan la atención y enaltecen la imagen de la marca.

En cuanto a producciones cinematográficas, disponer de un steadycam puede no ser suficiente para ciertas tomas que requieran planos continuos o inclinaciones precisas. Al utilizar un gimbal contamos con un estabilizador de tres ejes que puede realizar tomas tanto horizontales como verticales y diagonales, unificándolas para obtener un movimiento cohesivo.

Dentro del ámbito audiovisual, saber qué es un gimbal y cómo emplearlo resulta fundamental para obtener material de calidad. Se trata de una herramienta accesible de la que disponemos en el plató de QuatreFilms, junto con distintos elementos de filmación y fotografía profesional. Si necesitas una producción audiovisual para tu negocio, contáctanos y resolveremos todas tus dudas.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *