Aunque en las filmaciones lo importante es lo que pasa en primer plano, lo que le sucede a los protagonistas, hay otras imágenes que también son esenciales para el desarrollo de la historia. Esto explica que el plano recurso sea tan popular.

Qué son los planos recurso

Son aquellos que no forman parte de la acción principal, que nos muestran ciertos detalles del lugar en el que transcurre la acción o determinadas características de algún personaje.

Su uso en el cine es bastante habitual y procede de la época del celuloide. El ángulo cinematográfico o plano B-roll era un plano que se rodaba por si acaso. A priori no es un plano con un objetivo concreto, pero puede llegar a ser muy útil a la hora de hacer el montaje de las imágenes.

Lo normal es que este tipo de planos no formen parte de la planificación del rodaje. Suelen tomarse de forma improvisada.

Para qué sirven y cuáles son sus funciones

Este inserto se suele utilizar para disimular los errores de raccord. Se trata de “despistar” un poco al espectador, que pierda el foco de atención unos instantes para volver a centrarlo a continuación en lo que estaba viendo en un principio. Esto evita que pueda darse cuenta de ciertos fallos.

También puede ser un detalle de plano que nos ayude a introducir elementos que puedan ser de interés para el espectador o para aportarle más información. Incluso para hacer elipsis temporales y jugar con el tiempo narrativo. Por ejemplo, la típica escena que nos muestra el paso del día a la noche.

En los documentales y las entrevistas se utiliza con mucha asiduidad para enriquecer el contenido visual. Por ejemplo, en un plano vemos al entrevistado sentado de frente, y en otro lo vemos en un plano más amplio, mostrando su lenguaje corporal.

Filmando un plano recurso

Cómo rodar un buen plano recurso

Aunque en muchos casos no están planificados, una vez que se decide grabarlos, hay que hacer una breve planificación de los mismos para tomar decisiones sobre aspectos técnicos como la iluminación o la colocación de la cámara.

Lo más recomendable en estos casos es utilizar dos cámaras. Una de ellas se encargará de grabar la escena que está planificada y bien detallada, y la otra puede ir captando todo lo que ocurre alrededor o diferentes planos de los personajes. Esto aporta mayor continuidad y naturalidad a las escenas.

A pesar de ser una escena tomada de manera improvisada, no hay que olvidarse nunca de hacer la claqueta para poder coordinar después el vídeo y el sonido.

El plano recurso nos ayuda a dotar a las obras audiovisuales de más riqueza visual, a la vez que aportan información que es útil para el espectador. Transmitiendo siempre un estilo único. Se trata, en definitiva, de un contenido que nunca se puede pasar por alto, ya que puede tener un gran valor.

 

Grabar planos recurso que sean realmente útiles requiere que al otro lado de la cámara haya auténticos especialistas. Si necesitas contar con ellos, en Quatre Films nos ponemos a tu disposición para ayudarte con la producción y grabación de tu vídeo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *