La dirección de fotografía es una de las disciplinas más importantes de la creación audiovisual que, sin embargo, siempre ha estado a la sombra de otros roles como el del director, el guionista o el compositor de la banda sonora. En los últimos tiempos, con la llegada de figuras internacionales como Roger Deakins o el mexicano Emmanuel  “Chivo” Lubezki, la dirección de fotografía se ha reivindicado como un rol fundamental en el desarrollo estético de las películas.

A pesar de todo, en nuestro país la figura del director de fotografía sigue estando en la sombra. Como señala Teresa Medina, la nueva presidenta de la AEC (Asociación Española de Directoras y Directores de Fotografía), “Por desgracia en España no se reconoce al director de fotografía como autor de la obra audiovisual, nos va a tocar pelear desde abajo para conseguirlo (…) Aquí ni siquiera se respeta nuestro trabajo”.

Por ello, hemos seleccionado a cuatro de los directores de fotografía más importantes del cine español, para demostrar que también en nuestro país ha habido y hay grandes profesionales en el campo de la cinematografía.

 

Néstor Almendros. Uno de los pioneros de la cinematografía en España y, probablemente, el mayor referente de los directores de fotografía actuales del cine español, Néstor Almendros comenzó su carrera en Cuba. Tras estudiar en el New York City College, emigró a Francia, donde se convirtió en una de las figuras principales de la Nouvelle Vague, colaborando con directores de la talla de François Truffaut o Éric Rohmer. Sin embargo, su mayor hito fue posiblemente conseguir el Óscar a la Mejor Fotografía en 1979, por la película de Terrence Malick Días del cielo, siendo el único español hasta la fecha en lograrlo. Almendros fue nominado en otras tres ocasiones al galardón, sin éxito, por La decisión de Sophie, El lago azul y Kramer contra Kramer, y continuó trabajando en producciones en Francia y Estados Unidos hasta su fallecimiento en 1992, convirtiéndose en una de las principales referencias de la dirección de fotografía, no sólo en España sino a nivel mundial.

Álex Catalán. Tras interesarse por la el documental, Álex Catalán realizó sus primeros pasos en la industria audiovisual en TVE, donde aprendió a trabajar con la luz. Autodidacta, comenzó a hacer cine independiente con realizadores que, como él, estaban empezando en el audiovisual. De sus películas, destacan Camino, 1898: Los últimos de Filipinas o la reciente Mientras dure la guerra. Su importancia en la dirección de fotografía de la última década se refleja en sus 7 nominaciones a los Goya, todas ellas en los últimos 10 años, de las que ganó uno en 2015 por La isla mínima.

José Luis Alcaine. Se trata del director de fotografía con más nominaciones a los Goya: nada menos que 20. Desde los años 70, Alcaine ha sido uno de los referentes de la cinematografía española, consiguiendo su primera nominación a Mejor Dirección de Fotografía en 1986 y su última, este mismo año. De todas las nominaciones, la Academia de Cine ha reconocido 5 veces al director de fotografía nacido en Tetuán, por películas como Belle Époque o Las 13 rosas. Además, Alcaine ha sido un colaborador habitual  del que posiblemente sea el realizador español más internacional: Pedro Almodóvar. Ambos han trabajado juntos prácticamente desde el comienzo de la carrera del director manchego. Ya en Mujeres al borde de un ataque de nervios, Alcaine se encargó de la fotografía, comenzando una colaboración que siguió con títulos tan reseñables como Volver o La piel que habito y que se ha prolongado hasta la actualidad, con la nominada al Óscar Dolor y gloria.

Javier Aguirresarobe. Proveniente de la Escuela Oficial de Cine, el director de fotografía de Éibar tiene tiene el récord de Goyas en la categoría: 6 premios de las 11 nominaciones totales, todas ellas entre 1988 y 2005. Tras hacerse un nombre en el panorama nacional a finales de los 90, Aguirresarobe alcanzó la fama internacional al participar en los proyectos de Alejandro Amenábar, Los otros y Mar adentro. Esto le dio la oportunidad de trabajar en producciones estadounidenses, donde ha colaborado con directores de renombre como Woody Allen, Miloš Forman o Taika Waititi. Películas como Vicky Cristina Barcelona, La carretera, Blue Jasmine o incluso el film de Marvel Thor: Ragnarok, le consagran como el director de fotografía español más internacional en la actualidad.

LA MUJER EN LA DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA

Sin embargo, si hay algún defecto en el campo de la cinematografía, se trata de la falta de mujeres en la profesión, algo que se ve perfectamente reflejado en la lista. No sólo en España, sino a nivel global, la dirección de fotografía ha sido un campo tradicionalmente “reservado” a los hombres. En 2017, según un estudio del CIMA, solamente un 7% de los profesionales en este ámbito eran mujeres, siendo uno de los campos del audiovisual con menos participación femenina. Sin embargo, la llegada de Teresa Medina a la AEC, convirtiéndose en la primera presidenta de una asociación de directores de fotografía del mundo, arroja un poco de esperanza a la situación de la mujer en la dirección de fotografía española. Como señala la propia Medina al respecto, “Las directoras de fotografía tienen una visibilidad fantasma, no es real (…) En España vamos a tener que hacer lo mismo para que sepan que somos buenas, rápidas, creativas y damos el mil por mil”.

Carlos Urquijo Martínez.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *