Si hay un género al que Netflix le ha visto potencial este último año ha sido el de las comedias románticas. Cuando entres en tu cuenta, evita sentirte abrumado por la cantidad de trailers de este tipo que intentan convencerte. Se trata de producciones originales de la plataforma que tienen un público muy claro, el adolescente.

El inicio

El experimento comenzó en 2018 con “Mi primer beso”, un filme rodado en Sudáfrica que se ha convertido en uno de los mayores éxitos de la plataforma, como así lo confirmaron en el balance del pasado diciembre. La película en sí es una adaptación a un libro publicado en 2012 por Beth Reeckles y cuenta la historia de cómo su protagonista Elle, interpretada por Joey King, se enamora del hermano (Jacob Elordi) de su mejor amigo, Noah.

El éxito de “Mi primer beso” ha sido la prueba que necesitaba la plataforma para seguir creando este tipo de contenidos . A esta película le han seguido una gran cantidad de filmes de dudoso guión, poco fondo y más de un mensaje negativo para la juventud.

El mensaje equivocado

“Mi primer beso” proyecta algunos de los estereotipos machistas sobre el amor. En la primera escena, Elle es cosificada y agredida por uno de sus compañeros cuando este le toca de forma indebida sin su consentimiento. No solo se glorifica el acto, sino que además se culpa a la chica por llevar una falda demasiado corta. Más adelante, un claro acto de posesión y celos se proyecta como un gesto romántico. Su futuro novio, Noah, prohíbe a todos los chicos de su instituto salir con ella, utiliza la violencia para conseguir lo que quiere e incluso llega a mostrarse violento con Elle.

Una de las claves del éxito de este tipo de producciones ha sido adaptar best-sellers juveniles. Es también el caso de “A todos los chicos de los que me enamoré”, una novela romántica de 2014 escrita por Jenny Han. La historia sigue a la adolescente Lara Jean, una estadounidense coreana que prefiere escribir y guardar para siempre las cartas de amor que le dedica a los chicos de los que se enamora. Al igual que el anterior, el filme proyecta mensajes como la visión negativa de la libertad sexual de una mujer.

La estrella adolescente

“A todos los chicos de los que me enamoré” también ha supuesto un regalo para Netflix. Gracias a este filme han encontrado a su estrella adolescente, Noah Centineo. El actor estadounidense de 22 años tiene ya 17 millones de seguidores en Instagram y ha protagonizado tres comedias románticas más originales de la plataforma. “Sierra Burgess es una perdedora”, muy criticada por alabar el engaño por internet o catfishing, y “La cita perfecta”, estrenada este mes.

Está claro que la plataforma de contenidos ha encontrado su gallina de los huevos dorados. Y no solo se han limitado al terreno adolescente, sino también a las tramas algo más adultas. Un ejemplo es la recién estrenada, “Alguien especial” o “¿A quién te llevarías a una isla desierta?”, una producción española que también deja ver la fijación de la compañía por actores como Jaime Lorente y María Pedraza.

Sin embargo, dirigirse a una audiencia adolescente también conlleva responsabilidades. La gran cantidad de visualizaciones que tienen este tipo de filmes románticos son una oportunidad para la plataforma de lanzar mensajes sanos sobre el amor. La carta para erradicar estereotipos tóxicos y sexistas a través de la ficción está sobre la mesa. De momento, Netflix ha decidido no usarla.

 

Mónica López Muñoz

Etiquetas:

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *