Los tópicos acerca de la baja calidad de la ficción española se encuentran desde hace unos años en peligro de extinción, pero resulta curioso que para darnos cuenta de ello haya tenido que llegar una compañía estadounidense para distribuirlas. En esta última década, la mejora de la categoría de las producciones españolas está fuera de toda duda. Ejemplo de esto es “Élite”, la segunda serie original de Netflix producida en España, que se ha convertido en la serie más seguida a nivel mundial. Así lo reconocía una de las aplicaciones móviles líderes en seguimiento de series, TV Time, que en su ranking semanal de producciones más “maratoneadas” por sus usuarios situaba “Élite” a la cabeza, por delante de “Big Mouth”, “Friends”, “Brooklyn Nine-Nine” o “Anatomía de Grey”.

Póster de Élite. Fuente: Netflix
Póster de “Élite”. Fuente: Netflix

La trama gira en torno a la vida de Nadia (Mina El Hammani), Christian (Miguel Herrán) y Samuel (Itzan Escamilla), tres adolescentes de clase obrera que entran en el colegio Las Encinas, el centro educativo más exclusivo del país. En medio de un duro periodo de adaptación, en el que los protagonistas chocan con los prejuicios de clase de sus nuevos compañeros, se produce el asesinato de uno de los adolescentes del centro. A partir de este momento empieza el cluedo: “¿Quién será el asesino?”.

“Élite” utiliza un discurso parecido a “Por trece razones”, una de las joyas de la corona de Netflix que tan bien le ha funcionado con su público adolescente. La trama arranca con una primera escena centrada en el asesinato y continua su hilo argumental a base de flashbacks e interrogatorios que mantienen el suspense, mientras se entrelazan las historias secundarias de los personajes. Amor, consumo de drogas, identidad sexual y racismo religioso se conjugan para atrapar el interés del espectador en capítulos de poco menos de una hora. Rápida visión y fácil digestión, uno tras otro hasta llegar al octavo.

Tal ha sido el auge de esta nueva producción dirigida por Ramón Salazar y Dani de la Orden que la firma textil Pull&Bear ha lanzado una colección de prendas en relación a la serie. Desde camisetas con el título en el torso, hasta sudaderas con el logotipo de Las Encinas, el colegio en el que sucede la trama.

No es de extrañar que el boom de “Élite” haya sido tal cuando hace tan solo unos meses vivíamos el gran éxito de “La casa de papel”. La semejanza entre ambos proyectos es innegable, de hecho algunos de los protagonistas de esta nueva serie son los de la anterior, atracadores enmascarados que ahora se convierten en adolescentes implicados en un asesinato. Dos producciones españolas que Netflix decide explotar, dos grandes pelotazos a nivel mundial que ya fueron las series más destacadas en el último gran evento que la compañía estadounidense celebró en Roma.

Este buen momento que vive la ficción española no parece ser transitorio. Hace tan solo unas semanas, el periodista Santiago Millán hablaba de cómo Netflix ha puesto en marcha la creación de una estructura empresarial en territorio español ante las grandes posibilidades de mercado que generan sus producciones. Por el momento, la compañía norteamericana ha creado dos filiales que tendrán su sede social en Madrid para facilitar la gestión en sus distintas actividades, un gesto que hace entrever que la vinculación Netflix-España es una puesta de largo. Se trata de la llegada de un mastodonte audiovisual que se suma a la irrupción de una gran cantidad de productoras como Movistar, que abren un gran abanico de posibilidades a los nuevos proyectos españoles.

En Argentina, México, Austria, Japón, Canadá, Alemania o Estados Unidos ya saben lo que ha ocurrido en Las Encinas ¿Y tú? ¿Lo sabes?

Trailer de Élite:

Escrito por: Marcos González

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *